24/7 Support number 1-555-555-555

Tel Aviv

Según el Antiguo Testamento, Jaffa fue la ciudad que fundó el hijo de Noé tras el Diluvio Universal y desde donde partió Jonás para terminar en el vientre de una ballena.

La mítica Jaffa es hoy un distrito de Tel Aviv, un enclave bohemio-cool con sus rincones para el terraceo, sus restaurantes de autor y unos jardines con vistas a los que acuden los novios de todas las confesiones para fotografiarse tras la boda. Y el Mediterráneo en primera fila.

Otros lugares de visita obligada en Tel Aviv y alrededores:

1. La Ciudad Blanca

Tel Aviv es una de las ciudades que cuenta con más edificios de estilo arquitectónico Bauhaus del mundo. El motivo es que, durante los años 30 y 40, ante el avance nazi, muchos judíos huyeron de Alemania y se establecieron en Tel Aviv, donde moldearon una ciudad según la moda europea del momento: el Art Déco.

Hoy más de 4.000 edificios en la capital de Israel visten el estilo Bauhaus y algunos de ellos han sido restaurados y repintados en su original color blanco, de ahí el sobrenombre de Tel Aviv como la Ciudad Blanca. El barrio que concentra más arquitectura de esta escuela alemana es el Bauhaus Quarter que estávertebrado por el Rothschild boulevard, un animado paseo arbolado frecuentado por estudiantes y gente guapa. Cuando el tiempo acompaña, Rothschild es un lugar muy recomendable donde buscar un restaurante con terraza y mezclarse entre el famoseo local.

En el Bauhaus Quarter, que por cierto es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se puede visitar también el centro de interpretación Bauhaus Center Tel Aviv.

2. Neve Tzedek

El que fuera el primer distrito judío de la ciudad —de familias adineradas que se establecieron fuera de Jaffa— es hoy es un hervidero de jóvenes creativos que han domiciliado en él sus talleres y centros artísticos. Hay galerías de arte, cafeterías chic, boutiques de autor y en definitiva todo lo que uno pueda necesitar para pasar una tarde de compras.

Ya casi tocando al mar se encuentra la antigua estación de trenes (Hatachana), un lugar con encanto industrial donde los 22 edificios históricos del complejo ferroviario —el más antiguo de Israel— han sido transmutados en un moderno centro comercial donde tienen representación las firmas israelitas más punteras.  

3. Vocación mediterránea

Para vivir la verdadera esencia de Tel Aviv hay que darse un paseo por el paseo marítimo, especialmente los sábados —el día festivo para los judíos— cuando el ambiente hierve de animación.

A este lugar quizás más que a ningún otro acuden las distintas culturas de la ciudad y resulta interesante comprobar como cada tramo de playa es un mundo a parte del siguiente. Los arenales más apreciados por los turistas y por las familias por su numerosa oferta de lounges y garitos playeros son Gordon y Frishman; el público gay suele concentrarse en la playa cercana al Hilton y curiosamente el arenal vecino —Nordau— es el que frecuentan los judíos reformistas, con sus horarios separados para hombres y para unas mujeres que suelen bañarse vestidas.

La costa más sureña está ocupada por cafés en los que se fuma narguile y junto a ellos la comunidad brasileña anima la arena con sus saltos y baile de capoeira.

4. Cocina de muchos sabores

Israel es país mediterráneo no solo por su ubicación sino también por su gastronomía. En las recetas de las diferentes culturas que aquí conviven abundan ingredientes como las olivas, las almendras, las naranjas o el vino. Los israelitas adoran la carne roja, que suele servirse a la brasa y tanto musulmanes como judíos evitan el cerdo en su dieta y observan ciertas normas a la hora de sacrificar a los animales.

El amor por el hummus (pasta de garbanzos con semillas de sésamo) no entiende de fronteras ni de religiones y es fácil encontrarlo en cualquier restaurante, al igual que los panes, que se ofrecen en múltiples formas y composiciones. En algunos restaurantes judíos se sirve comida kosherque certifica que en su elaboración no se ha mezclado la carne con los lácteos. Eso significa que los establecimientos kosher o son lácteos (es decir, vegetarianos) o son carnívoros. En estos últimos, claro, sirven el café sin leche.

5. Alojamiento: The Norman

Tel Aviv —una de las ciudades con mayor concentración de edificios de arquitectura Bauhaus del mundo— ha recuperado este edificio histórico de la mano del arquitecto israelí Yoaf Messer para albergar el exclusivo The Norman.

Su interior es toda una oda a los artistas contemporáneos y nos encantan sus suites decoradas con obras de arte originales. Un rincón imprescindible: la infinity pool en la azotea para bañarnos a vista de halcón sobre la ciudad.     

#Palestina #Israel #TelAviv #Jaffa #Historia #Cultura #Arte #Arquitectura #Gastronomia #Mediterraneo #Escapada

Contacto

¡Gracias!

Recibirá un correo electrónico confirmando su registro.

¡Asegúrese de agregar nuestra dirección de correo electrónico, info@atlantida.travel, a su libreta de direcciones para que pueda comenzar a recibir nuestras publicaciones especiales de inmediato!

Gracias!