24/7 Support number 1-555-555-555

Ruta por los Parques Rurales de Tenerife

Uno de los paisajes más antiguos de la isla de Tenerife es el Macizo del Teno, un lugar que existió mucho antes que el propio Teide y en cuyos profundos barrancos el ser humano se asentó desafiando a las pendientes. Hoy en este vertiginoso rincón tinerfeño protegido por el Parque Rural de Teno se siguen perpetuando las formas de vida más tradicionales. Y sucede lo mismo con su hermano gemelo al otro lado de la isla: el Parque Rural de Anaga que además es Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Estos son sus imprescindibles:

1. Parque Rural de Teno

El Parque Rural que protege el Macizo de Teno es una perfecta simbiosis entre el medio natural y las más tradicionales formas de agricultura y ganadería. Aquí y allí el paisaje casi virgen se ve salpicado por aldeas colgadas del abismo como la bella Masca, un lugar donde la afluencia de turismo ha permitido recuperar muchas tradiciones artesanales. En ella se tejen las fibras vegetales para hacer sombreros o se fabrican timples, el instrumento de cuerda típico canario, que los artesanos venden a pie de calle.

2. Salto del Pastor

El Salto del Pastor ya se practicaba por los primeros habitantes de Tenerife, los guanches, para moverse por zonas escarpadas y salvar obstáculos tales como riscos o acantilados. Si bien sigue utilizándose por muchos cabreros en todo el archipiélago, el salto del pastor triunfa hoy entre los jóvenes como deporte de aventura e incluso cuenta con su propia Federación. Es una técnica de progresión de montaña que se practica con una lanza (un palo de madera de entre 3 y 4 metros de longitud) y que permite subir, bajar o desplazarse lateralmente a través de los barrancos. Con ella se puede saltar hasta 10 metros en vertical y hasta 4 en horizontal.

3. Parque Rural de Anaga (Reserva de la Biosfera)

Desde la dorada playa urbana de las Teresitas —cuya arena fue traída del Sáhara— la sinuosa carretera que sube hasta Taganana discurre entre escarpados barrancos poblados por cardones y tabaibas que son sustituidos por helechos y otras especies propias de los bosques húmedos a medida que ascendemos. Y es que la niebla suele abrazar con frecuencia esta densa selva de laurisilva, una antigüedad vegetal de la época terciaria que también se encuentra en islas como La Gomera o Madeira. El punto más elevado de Anaga es el Pico del Inglés un magnífico mirador atalaya desde el que se puede contemplar el Parque Rural en casi toda su extensión y la vecina Santa Cruz a sus pies. La costa del Parque Rural tiene playas de belleza salvaje como la de San Roque o Benijo, cuyas arenas negras tienen a los imponentes roques de Anaga como telón de fondo.  

5. San Cristóbal de La Laguna

Muy poca distancia separa el Parque Rural de Anaga de San Cristóbal de La Laguna, la única localidad de Canarias que presume de estar en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. La Laguna fue el centro administrativo y político de Tenerife durante siglos, una capital que los conquistadores castellanos decidieron levantar lejos del mar para estar a salvo de los ataques piratas. En ella se conserva el trazado urbano tal cual se concibió hace más de 500 años, con su arquitectura mudéjar y esas casas solariegas que fueron la residencia de las élites del momento. Aquí se levanta también la única Catedral de Tenerife además de varios conventos y la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción con su emblemática torre del s.XVII.

La Laguna siempre tuvo residentes ilustres y ya a principios del s.XX las tardes en sociedad solían incluir una buena merienda a base de dulces locales, una tradición que empezó cuando en esta zona se cultivaba la caña de azúcar. En la ciudad se conservan muchas de aquellas dulcerías cuyas recetas centenarias siguen conquistando los paladares más golosos.

5. Miel con Denominación de Origen Protegida

Hay tanta diversidad floral en Tenerife y sobretodo tantos endemismos, que la miel de la isla no se encuentra en ningún otro lugar del mundo: hay mieles de tajinaste, de relinchón o de retama del Teide, pero también las hay de pitera, de aguacate, de hinojo o de poleo entre muchas otras. Tanta variedad y originalidad ha llevado a las mieles de Tenerife a tener su propia Denominación de Origen Protegida, la tercera en España después de la DOP Miel de La Alcarria y de la DOP Miel de Granada. En la localidad de El Sauzal se puede visitar La Casa de la Miel, un centro de interpretación de la apicultura, donde además se realizan catas y venta directa de productores locales.

6. The Ritz-Carlton, Abama

Rodeado de exuberante vegetación y con una exquisita arquitectura de inspiración árabe The Ritz-Carlton, Abama —que además está adherido a un programa internacional de responsabilidad social y medioambiental— promete una experiencia exótica y exclusiva que además está comprometida con el Planeta.

De todas las cosas que podríamos destacar de él, que son muchas, nos quedamos con la excelente oferta gastronómica de los restaurantes M.B de Martín Berasategui (dos estrellas Michelin) y Abama Kabuki (una estrella Michelin).

#tenerife #auténtico #naturaleza #slowtravel #luxurytravelcurators #atlantidainspira #traveladvisor #viajesdelujo #viajesepicos #luxurytravel

Contacto

¡Gracias!

Recibirá un correo electrónico confirmando su registro.

¡Asegúrese de agregar nuestra dirección de correo electrónico, info@atlantida.travel, a su libreta de direcciones para que pueda comenzar a recibir nuestras publicaciones especiales de inmediato!

Gracias!