24/7 Support number 1-555-555-555

Ruta por la Ibiza más pausada

Lejos del alboroto de las noches sin tregua y de los yates de la jet set europea existe otra Ibiza: la que disfrutan los propios isleños. Refugios físicos, espirituales o gastronómicos que los ibicencos saben disfrutar en intimidad y que están ahí para todo aquel que quiera descubrir que, sin prisas ni alboroto, Ibiza es más atractiva si cabe.

Estos son sus rincones más tranquilos:

1. Interior rural

Fuera de la capital, la auténtica magia ibicenca reside en la zona Norte de la isla. En el triángulo formado por las localidades de Sant Rafael, Santa Agnés y Sant Carles, la orografía es más sinuosa y las carreteras se pierden entre bosques de pinos y una campiña salpicada por cítricos y olivos. En los pueblos de interior es posible ver a los artesanos en sus talleres, a los pastores con sus ovejas y a las típicas señoras vestidas de negro acudiendo a misa.

En Sant Rafael de Sa Creu, la única localidad de Ibiza declarada zona de interés artesanal, se encuentran algunos de los mejores alfareros de la isla y otro buen lugar para encontrar arte es Santa Gertrudis de Fruitera, una pequeña población de casitas blancas donde numerosos pintores europeos han encontrado su inspiración artística.

2. El vino de los fenicios

Aunque muchos no lo saben, la viticultura se implantó en las islas antes que en la península gracias a los fenicios, quienes elaboraron y exportaron el vino local —almacenado en ánforas— hasta otras costas mediterráneas. Una de las bodegas que ha querido rendir homenaje a esa tradición fenicia es Can Rich, quienes comercializan sus caldos bajo los diversos nombres con los que aquel pueblo mediterráneo bautizó a Ibiza.

Galardonados con numerosos premios a los mejores vinos de producción ecológica (dentro de la D.O. Vi de la Terra Eivissa) en Can Rich se busca volver a los orígenes de la elaboración del vino también en el modo de llevar a cabo el cultivo de sus vides.

3. Playas muy íntimas

Las playas del Norte de Ibiza tienen accesos más difíciles —sólo Portinatx y el puerto de Sant Miquel se abren al mar sin dificultades— por lo que permanecen relativamente alejadas del turismo de masas. Es éste un litoral agreste, con algunas calas a las que solo se puede llegar a pie, por lo que se puede gozar de cierta intimidad incluso durante los meses más calurosos.

Aquí se esconde cala Aubarca, una bahía enclavada entre acantilados que permanece desierta la mayor parte del año; es Portixol, frecuentada por los aficionados a la pesca; la escueta caló des Moltons o la playa de Benirràs, situada en un entorno abrupto de cuevas y pináculos de piedra que la hacen perfecta para la práctica del snorkel o del kayak de mar.   

4. Santa Eulària des Riu

En la costa Sur encontramos Santa Eulària des Riu, una localidad que conserva casi intacto el tranquilo barrio Puig de Missa, que vive a su aire, como si eso del turismo no fuera con él. La iglesia, el cementerio y algunas casas encaladas en blanco comparten espacio con el Museo de Etnografía que alberga una exposición permanente basada en las tradiciones pitiüsas.

Como complemento del museo, junto a Cala d’Hort se puede visitar Ses Païses de Cala d’Hort un típico complejo payés (las païses sirven como establo y almacén para las herramientas del campo) que alberga parte de la colección etnográfica. Junto a este centro de interpretación hay dos recintos arqueológicos: una necrópolis púnica de los siglos V a II a.C y un poblado bizantino con su molino de aceite y su cisternadel siglo I d.C.

5. La cocina de antes

Ibiza cuenta, por supuesto, con numerosos restaurantes al más alto nivel listados en la Guía Michelin o en la Gault&Millau entre otras. Hay cocinas de autor, cocinas de fusión y haute cuisine en muchos rincones de la isla, pero también conviene entrar en aquellos sencillos restaurantes de pueblo que no aparecen en ningún almanaque.

Son locales discretos de recetas caseras y tradición familiar donde sirven los auténticos bullits de peix, sofrits pagesos, flaóns y greixoneres cocinados como siempre se ha hecho en las aldeas: con todas sus calorías, sin escatimar en condimentos y con el peso de una tradición centenaria.

6. Alojamiento

Las últimas tendencias en arte, moda, música y gastronomía se dan cita en el sofisticado ME Ibiza, situado en una de las localidades más bellas y pausadas de la isla pitiusa: Santa Eulària des Riu. Y no solo eso. El hotel también está a la vanguardia en cuanto a sostenibilidad y su compromiso medioambiental se traduce, entre otras, en una fuerte apuesta por las energías renovables.

Para una mayor seguridad y privacidad en el viaje recomendamos reservar alguno de los exclusivos servicios ME+, como el alquiler de un jet o de una lancha privada para recorrer la isla.

#atlantidatravel #ibiza #slowtravel #auténtico #tradición #inspiración #luxurytravelcurators #staysafewithatlantida #viajaseguroconatlantida #atlantidainspira #traveladvisor #viajesdelujo #viajesepicos #luxurytravel

Contacto

¡Gracias!

Recibirá un correo electrónico confirmando su registro.

¡Asegúrese de agregar nuestra dirección de correo electrónico, info@atlantida.travel, a su libreta de direcciones para que pueda comenzar a recibir nuestras publicaciones especiales de inmediato!

Gracias!