24/7 Support number 1-555-555-555

Ruta por Islandia salvaje

Islandia no merece uno sino muchos viajes. La naturaleza aquí es imponente, extrema y muy cambiante pero sobretodo, muy diversa. Hay playas de arena negra, paisajes volcánicos de mil colores, glaciares colosales, cascadas que desafían los abismos…

Estos son algunos de sus imprescindibles:

1. Snaefellsness

La península de Snaefellsnes, en Islandia, fue puesta en los mapas del mundo por Julio Verne, quien en 1864 imaginó que la entrada al centro de la Tierra se ubicaba justamente aquí, en el cráter del volcán Snaefellsjökull. Snaefellsnes también tiene otros paisajes que han inspirado a los artistas del s.XXI, como la montaña piramidal Kirkjufell que sirvió de telón de fondo para algunas escenas de Juego de Tronos y también apareció en la película La vida secreta de Walter Mitty (2013).

Pero la gran relevancia de esta península radica en que se trata de un importante enclave histórico, pues los primeros islandeses se asentaron precisamente aquí. La historia de estos pioneros se narra en libros como el Islendingabok (Libro de los Islandeses) o la famosa Saga de Egil, que cuenta las desventuras familiares de del poeta-guerrero vikingo Egil Skallagrímsson.

2. Buceo entre placas continentales

La dorsal Mesoatlántica es una cordillera sumergida que separa el continente americano del euroasiático a lo largo de todo el océano Atlántico desde el Ártico hasta la Antártida. Islandia es uno de esos escasos lugares en el Planeta donde esa falla emerge del mar y es en el Parque Nacional de Thingvellir donde se puede pasear entre esas imponentes paredes de basalto que separan Europa de América.

Dentro del parque, el lago Thingvallavatn y la sección de falla de Silfra ofrecen la posibilidad de bucear entre continentes y tocar literalmente América con una mano y Europa con la otra. Es una experiencia única (y lógicamente) irrepetible en ningún otro punto del Planeta.

3. Zona volcánica de Mytvan

Más de 10.000 años de actividad volcánica continuada en el extremo noreste islandés modelaron lugares sorprendentes como las cuevas de Grjótagjá —que está llena de agua a 45ºC— o Lofthellir que alberga magníficas formaciones de hielo en su interior. En esta zona de paisajes lunares existen numerosos caminos para recorrer a pie, entre ellos los de Dimmuborgir que discurren entre extrañas formaciones rocosas; los que ascienden hasta cráteres como el del volcán Hverfjall; los senderos multicolores de Hverir o los que nos acercan hasta lagos de aspecto lechoso como el de Leirhnjúkur o Víti, en Krafla.

El lago de Mytvan es además uno de los mejores lugares de Islandia para los aficionados a la ornitología: en él se han contabilizado más de 115 especies de aves como el charrán ártico (Sterna paradisaea) o el porrón islándico (Bucephala islandica).

4. Vík

Vík —cuyo topónimo en lengua vikinga significaba bahía— es una de las ciudades más populares del sur islandés y no lo es por casualidad: la belleza de su entorno es imbatible. Aquí el mar rompe con furia sobre la arena negra de la playa de Reynisfjara, siempre vigilada por un soberbio arco de roca tallado por la erosión que emerge del mar.

Sobre él y sobre sus vecinos pináculos pétreos anidan los cormoranes, los charranes árticos y otras aves marinas como los simpáticos frailecillos, uno de los símbolos del país. La playa basáltica de Vík también fue escenario de rodaje de la popular serie Juego de Tronos.

5. Zonas termales

En Islandia el 85% de la energía primaria (y el 100% de la energía eléctrica) proviene de fuentes renovables gracias al calor geotérmico.Ello no solo convierte a Islandia en un verdadero paradigma de la sostenibilidad energética sino también en un paraíso para los amantes de los baños termales.

Sumergirse en estas aguas minerales es parte indispensable de la cultura islandesa y casi cada pueblo cuenta con su propia sundlaug (piscina termal) generalmente al aire libre. Entre los baños públicos más espectaculares se cuentan los Mytvan Nature Baths, los Vök Baths y el más famoso Blue Lagoon a los que hay que añadir las piscinas privadas que poseen algunos de los hoteles más exclusivos de la isla.

6. Alojamiento

El muy exclusivo Deplar Farm, en el remoto Norte islandés, no es solo un alojamiento con encanto en una de las naturalezas más puras de Europa, sino que ofrece una experiencia totalmente inmersiva entorno al bienestar.

Nos declaramos incondicionales de su programa Eleven Life, un conjunto de actividades basadas en la nutrición natural, el ejercicio físico y la relajación que un grupo de expertos diseña a medida de las necesidades de cada cliente.

#atlantidatravel #islandia #naturaleza #airepuro #sostenibilidad #luxurytravelcurators #atlantidainspira #traveladvisor #viajesdelujo #viajesepicos #luxurytravel #viajaseguro

Contacto

¡Gracias!

Recibirá un correo electrónico confirmando su registro.

¡Asegúrese de agregar nuestra dirección de correo electrónico, info@atlantida.travel, a su libreta de direcciones para que pueda comenzar a recibir nuestras publicaciones especiales de inmediato!

Gracias!