24/7 Support number 1-555-555-555

Quito

Quito está construido sobre las faldas de un volcán, el Pichincha. Fue el científico Alexander Von Humboldt, a principios del s.XIX, quien bautizaría el valle interandino de Ecuador como Avenida de los Volcanes.

En ella hay más de 70 montañas de fuego que a modo de collar de perlas abrazan desde la frontera colombiana hasta el sur del país. Y Quito está justo en el centro.

Éstos son los imprescindibles en esta fantástica capital colonial:

1. Las iglesias del Quito colonial

Quito fue la primera ciudad del mundo en entrar, en 1978, en un Patrimonio Mundial de la UNESCO que hoy cuenta con 1.052 sitios catalogados, ratificados por 192 países.

Los españoles levantaron el centro de Quito sobre la ciudad inca de Atahualpa. Siete iglesias sustituyeron a siete templos indígenas, entre ellas la de San Francisco, que tardó cincuenta años en ser construida.

Y fueron los jesuitas españoles —poco después de que Ignacio de Loyola constituyera la orden en 1540— quienes llegarían a Quito y levantarían la iglesia de La Compañía de Jesús, una de las más suntuosas de las que pueden verse en América.

Se emplearon veinticuatro kilos de ‘pan de oro’ (ese material que de tan liviano es casi volátil) para el interior de esta basílica cuya decoración recuerda la de los grandes palacios mudéjares. En su interior reposan los restos de Santa Mariana de Jesús, la primera santa ecuatoriana.

2. Artistas y bohemia

Guápulo es el barrio bohemio de Quito y el monasterio que lo preside fue construido por los conquistadores españoles que andaban en busca del legendario El Dorado.

Desde hace unos años, en Guápulo se ha asentado una nutrida comunidad de artistas y se han abierto numerosos talleres y galerías de arte. Esta nueva corriente convive con los modos de vida más tradicionales y hay familias, por ejemplo, cuya economía se nutre de sus granjas y sus huertos.

Además de los talleres artísticos —privados o compartidos— muchas vecinas del barrio trabajan en sus propias casas, ya sea tejiendo o pintando artesanías que luego se venderán en mercados y ferias.

Otro barrio de artistas es La Ronda, con su marcada arquitectura colonial de fachadas encaladas y balcones con geranios que recuerdan la procedencia andaluza y castellana de los primeros europeos domiciliados en el Nuevo Mundo.

Siglos después, a principios del XX, el barrio de La Ronda se convirtió en un hervidero de intelectuales, de poetas y de músicos que cantaban, escribían o ahogaban sus penas en las cantinas.

3. La cocina de los incas

La nueva cocina quiteña apuesta fuerte por recuperar la cultura gastronómica de los incas. Para ello, los nuevos chefs utilizan ingredientes que ya se usaban hace cientos de años, como el cacao (del nahua cacáhuatl) o el maíz tierno o choclo (del quechua choccllo).

Ahora están de moda recetas como la fanesca —una típica sopa con la que en tiempos prehispánicos se festejaba el inicio de las cosechas— o el sempiterno ají, esa salsa picante que acompaña todos los ágapes y que ahora se reinterpreta añadiéndole, incluso, chocolate.

4. La mitad del mundo

Quito no es solo la segunda capital más alta del planeta —con un emplazamiento que está entre los 2.800 y los 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar— sino que también se ubica exactamente en la mitad del mundo.

En el año 1736, llegó hasta aquí la primera Misión Geodésica Francesa con el objetivo de medir un arco de meridiano que comprobara la forma real de la Tierra. Aquella línea que marcaba el punto exacto que divide el hemisferio Norte del hemisferio Sur fue llamada “ecuatorial” y pasa exactamente a 13 kilómetros del centro de Quito.

5. Alojamiento: Casa Gangotena

Esta mansión de 1534 reformada a modo de palacio renacentista en pleno centro colonial de Quito es la apuesta de Relais & Chateux para la capital ecuatoriana.

La fabulosa Casa Gangotena, que cuenta con toda la sofisticación, la elegancia y el savoir faire de la firma francesa, destila también ese exotismo propio de los climas tropicales.

Nos rendimos a los sabores de su alta cocina mestiza, a las vistas del viejo Quito desde las habitaciones y a su particular afternoon tea: el café quiteño.

#Quito #Ecuador #Sudamerica #Volcanes #Naturaleza #Arquitectura

Contacto

¡Gracias!

Recibirá un correo electrónico confirmando su registro.

¡Asegúrese de agregar nuestra dirección de correo electrónico, info@atlantida.travel, a su libreta de direcciones para que pueda comenzar a recibir nuestras publicaciones especiales de inmediato!

Gracias!