24/7 Support number 1-555-555-555

Fez y alrededores

La histórica ciudad de Volubilis fue uno de los destacamentos más remotos del vasto imperio romano y probablemente uno de los más exóticos, ya que entre sus habitantes se contaban gentes de procedencia muy diversa como bereberes, griegos, sirios o judíos.

Hoy Volubilis —Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO— sigue conservando parte de su arquitectura milenaria y una extraordinaria colección de mosaicos únicos en el mundo.

Otras escapadas imprescindibles desde la ciudad Fez, son:

1. La Medina medieval

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el barrio antiguo amurallado de Fez se conserva intocado no solo en su enrevesada planificación urbana, también en las costumbres que rigen su día a día. Sin tráfico rodado a motor, en él siguen aplicándose leyes que se aprobaron en época medieval, como la que afecta al tránsito de animales —está prohibido circular con más de cuatro burros a la vez— o las que rigen las transacciones comerciales.

Los oficios aquí se distribuyen por zonas, algo que nos ayuda a comprender mejor cómo debieron organizarse nuestras ciudades en los siglos pretéritos. Igual que si nos encontráramos en la Barcelona del s.XIII, podemos recorrer hoy los zocos de los orfebres, de los caldereros, los curtidores… todos ellos distribuidos en las más de 9.400 callejas y callejones que conforman el abigarrado recinto intramuros.
 

La muestra más patente de este quehacer medieval lo encontramos en las tenerías donde, sumergidos hasta las rodillas en toscas cubas de tinte, los artesanos blanquean, tiñen y lavan las pieles que más tarde pondrán a secar al sol.

2. La Universidad de Al-Karaouine

Esta universidad islámica y mezquita fue fundada como madrasa de Qarawiyyin en el año 859,​ durante el reinado de la dinastía idrísida, por dos mujeres tunecinas, entre ellas Fatima al-Fihri, originarias de la ciudad de Kairuán, que era por entonces la capital de Túnez.

Es considerada –anacrónicamente– la institución educativa superior más antigua todavía en funcionamiento por la Unesco​ y el Libro Guiness de los récords, aunque en realidad la universidad está considerada por expertos como una institución europea clásica y la madraza de Qarawiyyin recién se convirtió en el año 1947, bajo la administración colonial francesa, en una universidad.​

3. Meknés, la bella

Cuando el sultán alauí Mulay Ismail decidió construir la capital de su reinado en el s.XVII, quiso que aquella fuera la más bella de las ciudades imperiales. La colmó de arquitectura preciosista en forma de palacios, mezquitas y jardines además de otros edificios de servicio como murallas, caballerizas o silos que también siguieron las pautas de magnificencia y atractivo único.

Y así consiguió su cometido: una ciudad de proporciones faraónicas que hoy se conoce como “la Versailles de Marruecos” y que está listada en el Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Entre las visitas más destacadas están Bab-el-Mansour, la imponente puerta de entrada a la Ciudad Imperial; el Koubbat as-Sufara, el patio de desfiles donde el sultán pasaba revista a su célebre guardia negra; el estanque Agdal y los pintorescos graneros de Heri es-Souani, que fueron escenario de rodaje —junto con la vecina ciudad romana de Volubilis— de La última tentación de Cristo (1988), de Martin Scorsese. En la Ciudad Imperial también se encuentra el mausoleo donde reposan los restos de Mulay Ismail, el artífice de todo.

4. Nieve y …pistas de esquí

Nadie diría que estamos en Marruecos si con los ojos cerrados nos dejaran en el centro de la muy curiosa localidad de Ifrane. Fundada por los franceses en 1929 —con una estética típicamente alpina y rodeada de bosques de cedros— Ifrane es hoy uno de los enclaves vacacionales de la alta sociedad marroquí, incluida la familia real.

Su ubicación en las montañas del Medio Atlas, a unos 1.700 metros de altitud, le asegura nieve en invierno, lo que permite poner en funcionamiento las (modestas) pistas de esquí de Michlifen, situadas en los límites del Parque Nacional de Ifrane. Además de sus densos bosques, otro de los grandes atractivos del parque es el macaco de Berbería (Macaca sylvanus) incluido entre las especies en peligro de extinción de la Lista Roja de la UICN.  

5. Alojamiento: Palais Amani

La casa señorial de una de las familias más distinguidas de Fez alberga hoy el Palais Amani, un lujoso riad con aires de exotismo pretérito situado en el corazón de la Medina.

Para una inmersión completa en la cultura local conviene reservar alguna de sus experiencias tailor made, como un curso de cocina sefardí o un taller de escritura con uno de los grandes maestros calígrafos de Fez.

De su restaurante Eden nos rendimos a la tradicional pastilla, que fue manjar de reyes en el pasado.

#Marruecos #Fez #Volubilis #Historia #Cultura #Naturaleza #Exotismo

Contacto

¡Gracias!

Recibirá un correo electrónico confirmando su registro.

¡Asegúrese de agregar nuestra dirección de correo electrónico, info@atlantida.travel, a su libreta de direcciones para que pueda comenzar a recibir nuestras publicaciones especiales de inmediato!

Gracias!