24/7 Support number 1-555-555-555

Celebrando el Día de Muertos

El Día de Muertos se originó hace varios miles de años con los aztecas, toltecas y otros pueblos nahuas, quienes consideraban irrespetuoso el duelo por los muertos. Para estas culturas prehispánicas, la muerte era una fase natural en el continuo largo de la vida. Los muertos todavía eran miembros de la comunidad, mantenidos vivos en la memoria y el espíritu, y durante el Día de los Muertos, regresaron temporalmente a la Tierra.

La celebración del Día de los Muertos de hoy es una mezcla de ritos religiosos prehispánicos y fiestas cristianas. Se lleva a cabo el 1 y 2 de noviembre, el Día de Todos los Santos y el Día de los Difuntos en el calendario católico, alrededor de la época de la cosecha de maíz de otoño.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ha dado lugar a tradiciones populares que se transmiten de generación en generación y que con el tiempo han ido añadiendo diferentes significados. Pero en cualquier caso estos días se viven como una fiesta ya sea en la ciudad como en los pueblos.  

Una de las máximas expresiones de esta celebración es la elaboración de un altar de muertos, con gran variedad de objetos, algunos tradicionales y otros personales para los difuntos. Entre los elementos necesarios están los inciensos, sal, calaveras de dulce, pan de muerto, papel picado (una especie de guirnalda) y flores de cempasúchil.

Además, se colocan objetos personales de los difuntos, su comida favorita en vida, algún licor, cigarrillos y en caso de niños juguetes y dulces. En lugares como Puebla o Tepoztlán tiene un encanto especial recorrer sus calles y visitar diferentes altares.

Son muchos los elementos tradicionales a descubrir estos días. Las Catrinas, esas calaveras vestidas de varias formas y que muestra la visión satírica de burla que se tiene con la muerte. Los alebrijes, artesanías de colores vibrantes que representan animales fantásticos. El perro, que según la tradición ayudaba a hallar al difunto el camino a su destino final y el cempasúchil, la flor de pétalos amarillos que marca la senda que deben recorrer los muertos durante la visita que hacen estos días porque se supone que guardan el calor del sol y su aroma los llama.

Una manera dulce y tierna de adentrarse en esta fiesta y sus tradiciones nos viene de la mano de la película de animación “Coco” y un poco más comercial por el famosísimo James Bond en su película “Spectra” donde aparece en sus primeras escenas en el desfile que se realiza en Ciudad de México y en una fiesta de disfraces.

Contacto

¡Gracias!

Recibirá un correo electrónico confirmando su registro.

¡Asegúrese de agregar nuestra dirección de correo electrónico, info@atlantida.travel, a su libreta de direcciones para que pueda comenzar a recibir nuestras publicaciones especiales de inmediato!

Gracias!